Skip to main content

Los Sabores en Boca del Vino

Los Sabores en Boca del Vino

Esta semana queremos dedicarla a compartir con ustedes el complejo pero fascinante mundo de los olores y sabores del vino. Es habitual entre los iniciados en el mundo del vino o entre el público no experto en general, confundir las percepciones de la nariz con la boca. Así, por ejemplo, es muy común decir que un vino “sabe” a manzana cuando realmente su gusto no es a manzana, sino que huele a manzana y tiene un gusto dulce.

Educar los sentidos es una de las grandes tareas y virtudes en la cata de vinos, y de las personas que se dedican a esta labor de manera profesional, por eso les proponemos a todos los amantes del vino y posibles futuros enólogos hacer un pequeño repaso del glosario de sabores en boca del vino, términos globales que pueden referirse tanto en lengua como en boca, tal y como proponen los expertos:

 

fase gustativa del vino en boca

 

Aguja: Ligero picorcillo, en ocasiones casi inapreciable, que se siente en la lengua producido por la leve presencia de gas carbónico. Suele encontrarse en los vinos jóvenes.

Austero: Magro, carente de múltiples matices y de carácter frutal. Puede tratarse de un vino excesivamente joven.

Basto: Vino tosco y nada elegante.

Cocido: Sensación caldosa del vino, similar a la diferencia entre una manzana fresca y una manzana al horno.

Complejo: Vino con multiplicidad de notas en boca.

Compota: Vino poco fresco, cocido, produce sensación en boca similar a las mermeladas o compotas.

Contundente: Con cuerpo. Se los suele denominar también grasos o pesados. Se suele aplicar a los tintos.

Delgado: Descarnado, desvaído o pobre.

Duro: Vino muy ácido o tánico. No confundir con un vino contundente.

Estructurado: Vino equilibrado, sentido sobre otro.  No es dulce, ni ácido, ni amargo, ni salado.

Elegante: Los catadores suelen decir que son vinos deliciosos o golosos, que piden más o piden otro trago. Son vinos estructurados y con buenas sensaciones táctiles en lengua.

Finura: Todavía más elegante.

Firme: Vinos con presencia ácida (blancos) o tánica (tintos).

Graso: Untuoso, vino que tras el trago perduran las sensaciones. Suele tratarse de vinos dulces.

Herbáceo: Sensación a elixir, boca fresca tras el trago. Vinos que presentan notas de hierba y de hojas.

Nervio: Son vinos firmes, de pronunciada acidez. Suelen emplearse con vinos blancos muy jóvenes.

Pesado: Vino con una importante presencia de alcohol que se acentúa si además tienen una baja acidez.

Precoz: Vinos que tras catarlos presentan las características típicas de un vino de edad pero no la tiene.

Profundidad: Vino que presenta un amplio abanico de aspectos antes citados.

Raspón: Hace alusión al gusto a tallos y escobajos de las cepas que se desprenden antes o durante el estrujado. Sensación a hierba verde y se aplica sólo a los vinos tintos.

Suave: Sedoso y aterciopelado, sin aristas.

Tánico: Amargo y astringente, sólo para tintos. En los blancos se suele hablar de vinos firmes o ácidos.

Vivaz: Vino firme y herbáceo, fresco, vivo y alegre.

 

Seguro que muchos de estos vocablos les sonarán porque los han utilizado alguna vez en una cena con alguien especial o en una reunión de amigos a modo cómplice y divertido de parecer todo un/a sumiller. Ahora es momento de comprobar si acertaron y al tiempo repasar la lección para la próxima cita con vino.

 

Referencias: Vinetur

Your Cart

Your cart is currently empty.
Click here to continue shopping.
Thanks for contacting us! We'll get back to you as soon as possible. Thanks for subscribing Thanks! We will notify you when it becomes available! The max number of items have already been added There is only one item left to add to the cart There are only [num_items] items left to add to the cart